La hermandad del fútbol ⚽



          Jugué pocas veces en cancha grande de 11 y todas ellas de muy joven. Fui un gran 4 en pocos partidos del club Progreso, cerca de mi casa en Lanús pero aunque mi puesto era de 7 se jugaba de lo que el equipo necesitara solo para poder jugar.


Con mi primer trabajo de cadete a mis 18 cuando decidí que la facultad no era opción para mí volví a las canchas de 11 y a mi puesto natural. Era "el pibe" dentro de un equipo de veteranos, todos vendedores de ropa fina de hombre de la icónica firma Modart, ya extinta. A pesar de lo que uno supone por el rubro no era un equipo malo y mi juventud junto a la rapidez para desbordar y tirarle centros llovidos a nuestro fornido 9 eran bien valoradas.

No recuerdo el por qué esa tarde con mi hermano estábamos por mirar un partido de Modart en mi barrio sin que yo participara. Quizá fue previo a comenzar a hacerlo o todavía no me tenían confianza, no lo recuerdo.

Pero estábamos ahí esperando a que comience el partido cuando nos enteramos que al equipo rival le faltaba el arquero y entonces no se podía jugar. Mi hermano lo era, así que lo propuse con inocencia e ilógicamente todos aceptaron 😌.

Él sorprendido y feliz bajo los tres palos acomodándose mientras yo me acomodaba detrás de su arco para alentarlo cuando se acerca un fornido defensor con cara de pocos amigos a decirnos algo así como: "¿Me imagino que vas a atajar bien y no van a cargarnos no?". Asentimos con la cabeza sin hablar y al mirarnos nos dijimos sin palabras que no sólo había que atajar, sino que además había que hacerlo bien para no tener problemas.


El partido comenzó y mis compañeros de trabajo eran mejores pero cosas del futbol, en un córner y con un cabezazo fortuito pasan a perder el partido. Luego lo lógico y se sucedieron las jugadas de gol para Modart pero mi hermano estaba intratable y se atajó todo. Yo ayudaba diciéndole como pararse, cuando salir o cuando quedarse (sabía de eso porque también fui arquero en mis comienzos 😉).



Todo seguía igual y faltaba poco para terminar cuando sucede lo inesperado: Penal para Modart. Mientras mi compañero de trabajo acomodaba la pelota (no recuerdo su nombre pero si que era igualito a Peter Gabriel de joven), me empezó a carcomer la duda y los nervios. ¿Debía ser ético y dejar que mi equipo de compañeros empatara o ser leal con mi hermano y ayudarlo?

En esos segundos envejecí años. Me despertó de mis dudas el árbitro con su silbato y veo a mi compañero correr confiado hacia la pelota, fuerte, altivo, infalible mientras yo sacando la mano que me tapaba la boca en un gesto nervioso le grito a mi hermano en el último segundo: "¡Tirate para acá!"

          Y el guacho lo atajó...






Mi hermano menor Martín también es arquero y quizá el mejor de los tres. Será una cuestión de genes nomás...

45 comentarios:

  1. Yo también jugué al fútbol en mis años mozos. Era bastante malo, jugaba de extremo zurdo en alevines, luego infantiles y más tarde juveniles. Metí algunos goles..., pero me gustaba más el cine.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ser malo jugaste bastante Ethan! Después crecemos y buscamos algo mas tranquilo para los huesos ja...

      Eliminar
  2. cuando se armaba cuadro, en la pisadita, yo siempre era el último que elegían.
    era un "está bien, me lo quedo yo..."
    empecé a jugar en cancha de 11 a los 38 años!
    y jugué durante unos 8 años
    (mal, pero entreverado!)
    ahora me dedico a la constru, así que abandoné los sábados.
    quizás en un par de años...
    abrazo
    lo importante es jugar, no quien gana.
    estuvieron bien con tu hermano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que perseverancia master... Yo jugué muy poco en cancha grande... Y jugar es lo lindo si, saludos 🙋

      Eliminar
  3. Un relato a la la altura de los cuentos futboleros de Fontanarrosa. Y está bien el título. Es cierto lo de hermandad del futbol.
    Muy bien la frase final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ehhh que exagerado ja... El título me gusto, es sutil ja... Abrazo querido!

      Eliminar
  4. Me has emocionado con tu relato, JLO, resulta que podría yo contarte algo parecido donde yo en esa escena , era el hermano portero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio? No me digas, que bueno... Gracias Enrique 👍, abrazo...

      Eliminar
  5. ¡Qué tiempos aquellos!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta recordar! Besos María...

      Eliminar
  6. hiciste bien. ninguna empresa es más que un hermano.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudé eh, pero asi salió, natural... Saludos Draco...

      Eliminar
  7. es que la ética se juega en cada pelotudez!!! en si cuando compras un regalo amarrocas sin necesidad, si cuando ayudas a otro mezquinas garra, que parte de la verdad se queda en vos, sabiendo que la verdad relatada puede hacer o no la diferencia.
    Este es un relato ético. Y la etica es simplemente saber de donde esta el bien, desde tu propia reflexión desde tu convicción diferencia de la moral, que habla de un supuesto bien impuesto por las normas. En este sentido uno tiene que ser fiel a la etica y no a la moral. ¿te resuena?
    un beso, como siempre, desde estas muy lejanas tierras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo que no era tan fácil eh, primer trabajo donde era el aprendiz y jugar con esos compañeros... Pero la sangre se ve que siempre tira más... Besos!!

      Eliminar
    2. Y muy buena aclaración entre ética y moral, se suelen confundir como yo lo hago

      Eliminar
  8. Me parece que escribiste un relato para Este jueves, un relato.

    http://molidelcanyer.blogspot.com.ar/2017/07/y-poco-poco-comienzan-venir-los-juegos.html#comment-form

    El tema es este.
    http://molidelcanyer.blogspot.com.ar/2017/07/convocatoria-juevera-para-el-jueves-6.html#comment-form

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me paso a mirar entonces señor Demiurgo 👌...

      Eliminar
  9. En un ratito me toca salir para la cancha, pero de fútbol 5, en su mayoría jugadores que estamos transitando los 35 años así que se pilotea; salvo cuando aparecen un par de sub-22 que te hacen transpirar un poco más de la cuenta.

    Y tirarles alguna que otra patada para frenarlos, pero bueno, ¡qué paguen el derecho de piso!

    En cancha de 11 no juego hace varios años ya y lo extraño, ahí era un 4 con bastante ida y vuelta.

    Igual lo que más extraño eran los terceros tiempos con cerveza que duraban más que los partidos. Oh juventud...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hugo!! Que bueno leerte... Me gusta que sigas conservando ese gusto por jugar, yo ya lo perdí... Abrazo grande...

      Eliminar
    2. ¡Hugo! Qué enorme gusto es leerte por acá, se te extraña mucho en el Confuso Mundo de los blogs. Espero también puedas pasar a saludar a mi humilde espacio.

      Saludos y un enorme abrazo.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Ohhh qué papelón! Jajaja no se por que el enlace me trajo hasta acá y sin ver, comente como si fueras demiurgo jaja. Te pido mil disculpas y dejo otra también para él. Fue un error involuntario y sin mala intención. Por cierto, me encantó la historia 😁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hubieses dejado! Me da gusto ser emparentado con él, es uno de mis blogueros preferidos sin duda.. Gracias Frau!

      Eliminar
  12. ja buen texto , me gusto y buen final también ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo pura realidad, hasta los detalles... Saludos Maria!

      Eliminar
    2. dios está en los detalles.

      Eliminar
  13. Hola, Jlo
    Como dice un dicho “recordar es vivir” Un momento increíble, en donde pasastes momentos de euforia esperando con ansia ese gol. En mi opinión, el amor filial está ante todo. Muy buen relato y jugada.
    !Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yessy! Recordar es lo que mas hago ahora, será que nos ponemos viejos...

      Eliminar
  14. Bueno amigo, pues pudo más la familia, está claro, y es que no se puede tener un hermano como rival.
    Un relato muy entretenido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede, pero como se hace? Ja... Abrazo Carmen...

      Eliminar
  15. Que bella forma de narrar, este texto tienes un toque nostálgico pero con ritmo agil. Me gustó y lo disfrute.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los elogios San 👌😏, mas besos para vos...

      Eliminar
  16. Bonito recuerdo el que nos dejas , esta bien lo vivido y recordarlo mucho más , los juegos con los amigos el compañerismo en fin parte de una vida en un pequeño texto .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campirela, los recuerdos de la infancia son en su mayoría hermosos...

      Eliminar
    2. sabes que no? pero que vamos a estar contando en público recuerdos tristes, nocierto?

      Eliminar
    3. Yo pensaba también que tuve una infancia triste y hoy me doy cuenta que fue muy feliz... Cuando uno madura entiende mas todo creo... En fin, mambos de cada quien...

      Eliminar
  17. Que buen relato! Fontanarrosa, Soriano, Sacheri, JLO.
    Pero si fuera de Soriano tal vez tendría una parte trágica donde vos traiciones a tu hermano y lo mandas para el otro lado a la vez que le haces señas a tu compañero para el lado de acá. Supongo que el final sería un nuevo penal 50 años despues, con un arreglo en el vestuario entre tu hermano y vos para traicionar a tu compañero... el final puede ser con el tipo corriendo altivo hacia el punto de penal... o bien pateando la a la mierda al darse cuenta de la traición, ja. Aguante el gordo Soriano, gran hincha del Ciclón.

    Yo fui win izquierdo. Acostumbrado al entrenamiento de basquet, cuando joven era el hijo del viento, en cancha de 11 bien pegado a la línea del lateral (0 GOLES), en cancha de 5 ando mejor, soy el que hace la pared con los habilidosos, y que después llega hasta el arco para empujarla cuando estos se gambetean al arquero y se quedan sin ángulo.
    Jamás pise la cancha de la mitad para atrás.
    ABRAZO!

    ResponderEliminar
  18. Como amigo no puedo ser objetivo, pero como alguien que escribe todos los días para un periódico, si. Y este "cuento" de JLO me emocionó. Porque aparte del texto sesudamente garabateado, yo sé que él (como hermano que elegí, creo que él piensa lo mismo) nunca me traicionaría. El relato me lleva a recuerdos de la ingancia. Tuve la suerte de jugar con Mauro Camorannessi en las juveniles del Newbery de Tandil. Luego salió campeón del mundo...y con él, a nuestro modo, también es un hno que me dio la vida y el fútbol de once. Dice el maestro Braceli, el fútbol nos espeja lo que somos como sociedad, y es verdad. JLO lo demuestra en estas letras. Abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es el mismísimo Hugo de Tandil que ha colaborado arias veces con barajas?

      Conozco a la prima (no se si cercana o lejana o política) de Mauro Camoranesi.

      lo Saludo! Muchas gracias por sus colaboraciones

      Eliminar
  19. Hola. El fútbol definitivamente no es lo mío, tengo muy malas experiencias como partícipe y como mero expectador, pero tu historia me ha encantado. Me agrada que al final hayas antepuesto la hermandad por sobre tus compañeros.

    Saludos, que tengas excelente día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy malo jugando? Jaja... Gracias máster, abrazo grande...

      Eliminar
  20. se me fue el mensaje :( decía, nunca es tarde para que vuelvas a las pistas eh? je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No papá, si jugara hoy me rompo todo jaja 😁...

      Eliminar

Gracias por tu artístico comentario!